Susan Lindquist (1949-2016)

Es una triste coincidencia que, precisamente el día en que hemos inaugurado las Conferencias MBCM con una charla sobre priones y enfermedades asociadas a plegamiento anómalo de proteínas (alzheimer, Parkinson, Creutzfeldt-Jakob, Huntington) se acabe de hacer público el fallecimiento, ayer, de Susan Lindquist bióloga molecular del Whitehead Institute, profesora de Biología en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Howard Hughes Investigator. Susan era una de las científicas más laureadas en USA y una de las más queridas, tanto por su inteligencia y visión científica como por su calidad humana.

Los trabajos de Susan Lindquist fueron pioneros en la caracterización de las proteínas de respuesta a estrés HSP (Heat-Shock Proteins) y en la demostración de que las proteínas pueden alterar su función biológica mediante plegamientos alternativos. Estos estudios han tenido -y tienen- un impacto enorme en la comprensión de enfermedades como Alzheimer o Parkinson, debidas al plegamiento anómalo de proteínas que se acumulan en las placas amiloides. Quizá su línea de investigación más conocida -por revolucionaria- sea el estudio de los priones como caso particular de un mecanismo general de herencia en la que el fenotipo no está determinado por la secuencia del ADN sino por conformaciones proteicas. Los priones pueden actúar como unidades semilla que reclutan a otras proteínas, iniciando su agregación pero, según Lindquist, además de ser la causa de algunas patologías, los priones tienen una función seleccionada evolutivamente. Lindquist propuso que las conformaciones proteicas autoreplicativas constituyen un tipo de memoria que transmite información sin cambiar el ADN. Sus estudios establecen un tipo de herencia en la que proteínas intrínsicamente desordenadas (IDPs) dirigen la aparición de nuevos fenotipos, generando así nuevas oportunidades adaptativas. Un cambio de paradigma tan importante no suele estar exento de controversia y no fueron pocos los investigadores que recibieron sus primeros trabajos con gran escepticismo. Su profundo conocimiento de la respuesta celular al estrés por plegamiento anómalo le llevó a identificar mecanismos básicos, evolutivamente conservados. Estos descubrimientos le permitieron desarrollar innovadoras estrategias experimentales de muy alto rendimiento (ultra high-throughput screenings, uHTS) utilizando la levadura como sistema modelo. Los uHTS en levadura representan una oportunidad única para el descubrimiento de compuestos que corrijan las patologías neurodegenerativas producidas por acumulación de proteínas mal plegadas. Con ese objetivo, y junto a Tony Coles, fundó en 2014 la empresa de biotecnología Yumanity therapeutics.

Susan Lindquist era muy apreciada por la comunidad científica y, tras conocerse su fallecimiento, numerosos colegas y amigos han resaltado su calidad científica y humana.

En palabras de Brooke Bevis, lab manager del Lindquist Lab

Sue era la científica más creativa y original que he conocido. Tenía una intuición biológica única, un instinto para entender cómo funcionan las cosas y para hacer las preguntas correctas. Y, además, era infatigable, como si sacara fuerza y resistencia de la propia ciencia

Su buena amiga, la investigadora de la Rockefeller University Elaine Fuchs:

Nunca he conocido una científica tan creativa y visionaria como Sue, ni una persona tan cariñosa y adorable. Era una gigante noble de la ciencia y la influencia de su trabajo en la investigación y la medicina perdurará  en el futuro, sirviendo de inspiración a familia, amigos, colegas, estudiantes y postdocs.

Nuestra compañera, la profesora Antonia Gutiérrez, docente del MBCM-NB y experta en neurobiología:

Sin duda, la ciencia ha perdido a una gran investigadora, pero sobre todo a una gran visionaria. Sus trabajos en células de levadura, que ella llamaba tubos de ensayo de vida, han dejado huella en muchos campos, entre ellos el de las enfermedades neurodegenerativas

A principios de año, propia Susan recordaba sus comiezos como investigadora en una entrevista para la revista The Scientist

La lectura de la entrevista resultará muy estimulante para los que, como vosotros, estudiantes del MBCM, dan sus primeros pasos en esta complicada pero apasionante carrera investigadora. Susan Lindquist comenta como, a pesar de los consejos de su supervisora, quien le insistía en que investigara algo seguro para optar pronto a una plaza fija, ella tenía suficiente con haber conseguido un trabajo y no se preocupaba mucho más por su futuro profesional. Según sus propias palabras:

Sólo quería seguir el camino que me resultara más interesante. No tenía expectativas de conseguir una plaza fija…Y eso me permitió no tener miedo


Para saber más:

-Protein Folding and Disease by Susan Lindquist (video en iBiology)

-Fearless about folding (entrevista en The Scientist)

-Protein and chaperones: outside the fold (Nature)

-Shorter J, Lindquist S. Prions as adaptive conduits of memory and inheritance. Nat Rev Genet. 2005 Jun;6(6):435-50.

Chakrabortee S et al. Intrinsically Disordered Proteins Drive Emergence and Inheritance of Biological Traits. Cell. 2016 Oct 6;167(2):369-381

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s